.

NOTICIAS BIZKAIA

NOTICIAS EUSKADI

Trece sanciones en 40 minutos dan argumentos al Consistorio sobre la curva del Ibaizabal

El Ayuntamiento de Galdakao sigue buscando una solución a la problemática curva de la calle Ibaizabal (N-634), en lo que supone la entrada a la localidad desde Bilbao. A los esgrimidos hasta ahora, suma un nuevo argumento en sus reclamaciones a la Diputación y el Gobierno vasco. El pasado 1 de abril -Jueves Santo-, la Policía Municipal instaló en dicho punto el radar móvil del que dispone y, en menos de tres cuartos de hora, un total de 13 conductores fueron 'cazados' a más de 50 kilómetros por hora, que es el límite existente.



El pasado mes informábamos de la negativa del Ejecutivo vasco a la petición de instalar un radar en la zona. Una petición que ha vuelto a realizar el consistorio galdakoztarra a la Directora de Tráfico Amparo Ló pez (no Pilar Ardanza, como se indicó por error en nuestra pasada edición), "al no compartir la exposición de motivos realizada". La N-634 a su paso por la curva de la calle Ibaizabal es un punto negro histórico cuya gestión es doble, ya que la infraestructura depende del ente Foral mientras que la circulación compete a Interior.

El Consistorio galdakoztarra ha solicitado hace una semana a la Diputación de Bizkaia y al Gobierno vasco que articulen "las medidas necesarias para eliminar el actual punto negro de la N-634 a su paso por el municipio a la altura de la curva Ibaizabal. Este Ayuntamiento está reclamando desde 2007 que se adopten medidas para reducir el alto índice de siniestralidad registrado en este punto, que es de competencia exclusiva de ambas instituciones", sentencia.

Además, el concejal de Urbanismo Justo Iraurgi, ha recordado que el Ayuntamiento tiene "escaso margen de maniobra en este tema porque la competencia de la regulación de tráfico y seguridad vial es del Gobierno vasco y la titularidad de la carretera corresponde a la Diputación", para añadir que desde el Consistorio no entienden "el debate suscitado en Juntas Generales", donde todos los grupos políticos aprobaron que la institución foral "ayude y asesore al Ayuntamiento en este tema", cuando es "la propia Diputación junto al Gobierno vasco quien tiene que tomar cartas en el asunto para atajar esta cuestión antes de que se produzca un siniestro mortal", asevera Iraurgi.

La N-634, además de una barrera para el municipio, supone un peligro. Los accidentes a su paso por Galdakao se han sucedido a lo largo de los años pero ahora están más localizados en la citada curva. Sin soluciones estructurales a la vista, reducir la velocidad de los vehículos parece ser la única alternativa para hacer más cómoda y menos peligrosa la presencia de la carrete-ra en el núcleo urbano.

El Ayuntamiento cree que la instalación de un radar fijo sería "la medida más aconse-jable, ya que contamos con un semáforo en ese punto y la colocación de un badén tampoco ayudaría mucho, además de originar más ruido al vecindario. Los vecinos de la zona, y nosotros con ellos, están muy preocupados por una situación que mientras se dilata en el tiempo sigue engordando la estadística de accidentes", lamenta el conce- jal de Urbanismo. De hecho, en la última carta remitida al Gobierno vasco se adjuntaron firmas de los vecinos que pedían la instalación de dicho radar. Galdakao Hoy
Compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario