.

NOTICIAS BIZKAIA

NOTICIAS EUSKADI

Los vecinos de Elexalde protestan por la velocidad de los vehículos en su barrio

Los vecinos de Elexalde se siguen enfrentando cada día, sobre todo los fines de semana, a lo que ellos consideran un "grave problema de seguridad vial". Aseguran que grupos de jóvenes "bajan a 100 kilómetros por hora" en cualquier momento, "a las once de la mañana, a la una de la tarde... tienen unos 20 años y no parece que trabajen", aunque eso sí "todos tienen coche, algunos hasta BMWs y Audis". Tienen miedo de que pueda ocurrir algún accidente ya que, por ejemplo, tienen hijos que "vienen andando y bajan andando para ir al Instituto", como explica Carmen. Las velocidades que se ven en el barrio son, para los habitantes de Elexalde, "una au-téntica pasada".
A Plácido no le parece lógico que "en un sitio más o menos residencial como este puedan venir los chavales con el coche pegando acelerones y frenazos cuando hay niños. No es normal. En cualquier otro sitio del mundo esto se hubiera frenado pero ven que les dejan, les dejan... y si nadie les dice nada pues es normal que lo hagan". Su idea no es la de impedir que los jóvenes frencuenten el barrio porque creen que "no son delincuentes" pero apuntan que ellos tampoco son "tontos", así que piensan en "buscar un término medio porque sino en algún momento acabarán atropeyando a alguien". Amaia se pone nerviosa cuando oye "los derrapes alrededor de la plaza y en el campo de tiro" y piensa: "pues no", para acto seguido llamar a la Policía Municipal.
No entienden que se les pida "una denuncia individual" para actuar contra los conductores temerarios, "porque no vamos a ir sólos a pecho descubierto", o que los Municipales necesiten "pillarles en el momento para poder hacer algo". Si es lo que hace falta solicitan "más vigilancia". Para Floren el tema está muy claro: "hay una legislación, y a nosotros nos aplican la ley, y si nos saltamos un semaforo o nos pillan borrachos 'nos clavan'. Esto es muy sencillo. Y aquí los policías conocen a cada uno de ellos así que no sé porqué no les paran". Hay quien va más allá y asegura tener "las matrículas del 90 por ciento de los que suben, pero nos dicen que tenemos que denunciarles de manera particular, ¿para qué pagamos los impuestos?". Últimamente acumulan experiencias de todo tipo hasta el punto de que a uno de los vecinos casi se le echa encima suyo y de su familia uno de los coches
habituales del barrio, "y encima son ellos los que se sienten ofendidos". Según explica, "iba con mi familia, vino derrapando y casi nos pasa por encima, y tras llamarle la atencion bajó del coche un chaval de 20 años a increparme y decirme que no había hecho nada".

Medidas tomadas
Se han intentado poner medidas disuasorias como pivotes de cemento en el parking de la plaza para evitar los derrapes, pero las personas que habitualmente pasan por Elexalde aseguran que no es suficiente. "Han encontrado la manera de divertirse con ellos jugando a esquivarlos y ya han tenido pequeños accidentes", es más, "una vez los arrancaron todos y los tiraron por la balconada". José Antonio cree que "falta educación ciudadana". Afirman con guasa que están dispuestos a aplaudirles si bajan despacio, "sólo necesitan un minuto más para bajar más despacio". Son muchos los jóvenes que tienen que utilizar la subida al barrio y , según los vecinos, "el problema es que cuando haya un accidente grave ya no se podrá solucionar". Además, ahora que llega la primavera y el verano aseguran que "a pesar de que se llena de gente están venga a derrapar ".
La Asociación de Vecinos ya ha registrado varias quejas en el Ayuntamiento y desde la Corporación Municipal aseguran que están "trabajando para solucionar el problema". Según sus datos "ha bajado el número de casos y quejas", aunque son conscientes de que "no se ha erradicado de forma absoluta".
A los vecinos les consta que se hacen pruebas de alcohol (no así de drogas), pero discrepan abiertamente de cómo se realizan: "Hemos visto cómo se le hacen a los que salen de Andra Mari o Aretxondo y tras ir a quejarnos a los Policías Municipales que lo estaban haciendo nos dijeron que era lo que habíamos pedido, más controles en el barrio. Vigilancia sí, claro, pero no para que se pongan en la puerta del Aretxondo, porque más arriba les ves que hacen botellón en cualquier momento". Desde el Consistorio aseguran que se han intensificado los controles "de alcoholemia y de velocidad" y que la semana pasada se detuvo a un joven "por conducir de manera negligente"./ Galdakao Hoy

0 comentarios:

Publicar un comentario